arte ceramico en argentina

ARTE CERAMICO

alfarería X alfareros

menu
PRESENTACION
 
TALLERES
ESCUELAS DE CERAMICA
APUNTES
EVENTOS
CONTACTO

 

LIBROS

 


Recibir novedades
 

 

 

 

 

Cómo hacer un Horno de Papel

Por Verónica Alonso (Escuela Municipal de Cerámica de Avellaneda)

El horno de papel es un recurso insólito por sus características de construcción y economía de horneada.

La pared del horno está construída con capas superpuestas de papel embebido en barbotina, aunque sirve igualmente el barro común, ese que podemos sacar de nuestro jardín, a la barbotina o barro podemos agregarle arena o aserrín para hacer más espesas las paredes entre papel y papel superpuesto.

Ésta cáscara se convierte en un excelente aislante, aún cuando su espesor no supere los 3 centímetros de espesor, que sería el grosor ideal. En algunas horneadas se pueden superar los 1050ºC.



Construcción del horno de papel:

  • Se comienza preparando el piso si es que no contamos con un lugar apropiado: una plataforma de ladrillos comunes para aislar por ejemplo las baldosas del piso.
  • Luego sobre ella colocamos una parrilla común (las de asado) y alrededor construímos una pared de ladrillos.
  • Se colocan sobre la parrilla una capa de leña y carbón, sobre la cual se acomodarán las piezas. Es importante rodear cada objeto con el combustible, incluso por dentro para lograr una mejor cocción de los mismos.
  • Las piezas se apilarán unas sobre otras mientras lo permita el equilibrio de la carga.



  • Una vez terminado el estibado se cubre todo con maderas largas (las de cajones de frutas sirven) formando una especie de cono, sujetandolas con cuidado con alambre de fardo. Éste cono se puede revestir con alambre de gallinero, para ayudar a la estructura y facilitarnos luego el revestimiento del mismo con papel.



  • El papel debe ser el de revistas o mejor el de las bolsas de papel madera (las de harina, cemento, etc. esas que viene de 50 kg. ) porque el papel de diario (por ejemplo) se desgarra al empaparlo con la barbotina.
  • La barbotina o barro debe ser mas bien espesa.
  • Se van superponiendo las capas de papel embebidas en barbotina hasta formar una capa de 3 cm. de espesor.
  • En la parte superior podemos colocar una lata de 4 litros a modo de chimenea.

Una vez que lo hemos terminado podemos esperar a su secado para comenzar la quema.

Encendido:

• Encendemos un fuego fuera del perímetro del horno y lentamente se van arrimando unas brasitas a la base sin colocarlas dentro. esto es el templado. debemos mantener el fuego agregándole más maderitas y acercanto más brasitas muy lentamente, puesto que debemos ir subiendo la temperatura muy lentamente para que no se nos rompan las piezas.

• El tiempo de templado es de unas dos horas. donde mantuvimos el fuego muy cerca de la boca del horno.


• Luego de ese lapso comenzamos a colocar de a poco las brasas en su interior ayudándonos con una pala. Esto se hace muy paulatinamente, hasta que el mismo calor encienda las maderas y brasas superiores. podemos luego seguir o no alimentando con leña el horno por su parte inferior. Al cabo de unas horas vamos a ver por la chimenea que las brasas están completamente encendidas y las piezas incandescentes.

• se puede terminar las cocción con la parrilla apoyada directamente en el piso o cerrar la abertura por donde introducíamos las brasas.
• Al cabo de unas horas, si queremos hacerle una quema de reducción, podemos agregarle desde la chimenea pinocha o aserrín para ennegrecer las piezas y tapamos la chimenea.

Experiencia preliminar:

La propuesta no era hacer piezas uh! que buenas! qué originales!, sólo hicimos cuenquitos en la modalidad pellizco, algunos por colada y otros en el torno. Hicimos un montón, como para tener durante todo el cuatrimetre las piezas ya secas y luego dedicarnos de lleno a cocinar y cocinar.
A algunos le pusimos limadura de hierro, a otros limadura de bronce, a otros de aluminio.
A otros les colocamos engobe (un litro de barbotina con 100 grs. de manganeso)
A otros los sumergimos (ya bizcochados) en una solución de sulfato de cobre, a otros en sulfato de hierro.

A algunos cuando hicimos la colada le agregamos a la barbotina distintos óxidos.

Antes de colocarlos en el horno envolvimos algunos con hojas de banano (un par de ellos,) otros con tela, a algunas piezas las bruñimos, rociamos el horno incandescente con sulfato de cobre... la propuesta es probar para ver cómo quedarían unas y otras piezas... y luego armamos el horno.


Cómo quedaron algunas de las piezas:

 

 
Arte Cerámico // Avellaneda - Buenos Aires, Argentina -- http://www.arteceramico.com.ar/

 

PRESENTACION / PRINCIPAL / CONTACTO /